El volcán Etna preside la isla y es una de las grandes sorpresas que te depara el viaje a Sicilia. Está presente en cualquiera de sus escenarios y forma parte de la vida cotidiana de los sicilianos. Subir al Etna es una parada obligatoria en tu viaje a Sicilia y que bien merece la pena. 

HISTORIA DEL ETNA

El Etna es el volcán más activo de Europa, sito en la costa este de Sicilia, en el territorio de Catania.

Tiene alrededor de 3.357 metros de altura, cifra que cambia constantemente debido a sus continuas erupciones. Cubre un área de 1190 km², con una circunferencia basal de 140 km².

En la mitología griega, en el interior interior del volcán se situaban las fraguas de Hefesto, que trabajaba acompañado de cíclopes y gigantes. El monstruoso Tifón yacía debajo de esta montaña, causante de los frecuentes terremotos y erupciones de humo y lava. 

Su nombre deriva de la ninfa Etna, y que se convirtió en la deidad de este famoso volcán. Hasta inicios del siglo XX, era frecuente que los sicilianos llamaran Gibellu o Mongibelo a este volcán, derivado de la presencia árabe que hubo durante la Edad Media en la isla. A día de hoy, se le sigue llamando así o Etna.

volcán Etna durante una explosión

CÓMO VISITAR EL VOLCÁN

El Etna se puede visitar de múltiples formas, y siempre en función desde donde vayas a trasladarte. Lo importante es madrugar y aprovechar el día. Es cuando menos caravana encontrarás en carretera y aglomeraciones de gente hay en el cono del volcán. 

Puedes hacerlo por libre, y acercarte en coche al Etna desde Catania, Taormina o Giardini Naxos, o en un tour. Las excursiones programadas que incluyen la visita al Etna tienen como origen diferentes poblaciones de Sicilia, fíjate bien cuando hagas la reserva.

VISITAR EL ETNA POR LIBRE
carretera que conduce al volcán Etna

Si vas a visitar el Etna por libre, lo harás gracias a que cuentas con un coche. Prácticamente todas las poblaciones turísticas más cercanas están a una hora de viaje, ya sea Catania Taormina. La mejor forma de moverse y orientarse es con la aplicación del móvil google Maps, indicar la ruta que lleve al Refugio Sapienza, en la ladera sur, o Etna Sur, a 2.000 metros de altura. No obstante, por carretera hay numerosas señales que lo indican, pero hay rutas mas o menos rápidas.

El camino de subida es un cómodo ascenso de unos 30 km. Una vez llegas al Refugio Sapienza, hay un parking en el que resulta muy fácil aparcar. ¡Fundamental llegar temprano y poner ticket en el coche si no quieres encontrarte con una multa!  El ticket se compra en los locales autorizados. Esta zona, en invierno, se convierte en una estación de esquí, por lo que está perfectamente preparada y llena de restaurantes y tiendas de recuerdos.

Si no quisieras subir a la parte alta del Etna, al cono principal, y no hacer ningún gasto extraordinario, podrían visitarse algunos cráteres en esta zona, como i crateri Silvestri. Recorrer este cono llevaría unos 40 minutos, pero no tiene nada que ver con la parte zona siguiente. 

visita al cono del volcan etna
FUNIVIA DELL’ETNA

Aquí comienza la emoción. Puedes subir a pie y continuar sin gastar, aunque te llevará bastante más tiempo, o comprar la opción de funicular + furgoneta todoterreno (30 euros si solo se adquiere el funicular o 65 si completo). 

Desde esta zona, debes buscar el cartel de Funivia y comprar ahí mismo la entrada que sube hasta la estación superior, a 2.500 metros. En el interior del edificio, justo cuando vas a tomar el funicular, puedes alquilar botas o ropa de abrigo si no fueras bien equipado. También lo encontrarás en los locales que hay cuando aparques, pero que son algo más costosos.

Una vez subes puedes el primer recorrido con el funivia, puedes seguir a pie o coger la furgoneta que te acompañará a la parte más alta, la llamada Torre del Filósofo a casi 3.000 metros, y donde espera un guía para explicar las erupciones del Etna. Esta es la zona más alta donde está permitido acceder; si hubiera alguna erupción fuerte, estaría completamente vetado el acceso dada su peligrosidad por la emisión de gases tóxicos. 

No obstante, se trata de un paseo muy agradable y que no requiere de ninguna preparación física. Hay personas de todas las edades y circunstancias. Lo único importante es ir bien abrigado dadas las bajas temperaturas de la zona todo el año y el calzado cerrado, y que ambos se pueden alquilar por unos 5 euros. 

Scroll al inicio